Dominios: Registro y Transferencia

Los dominios son equivales a una dirección, necesarios para llegar a un sitio concreto. De no existir, las personas que quisieran ingresar a un sitio web tendrían que memorizar su IP. Funcionan actuando como un atajo para ingresar a la información que se almacena dentro de una máquina física en algún punto de la tierra.

Se conforman por dos elementos: el nombre y una extensión. En la actualidad se encuentran miles de extensiones, siendo el .com la más usada. El nombre, por su parte, puede ser cualquiera, siempre y cuando no exista.

Al contrario, a como muchos piensa, no es complicado registrar un domino. Sin embargo, cada proveedor usa una metodología distinta. Motivo por el cual, aun teniendo una respuesta general, se pueden observar algunas variables.

Algunas compañías permitirán saber si el nombre es válido, mientras que otras muestran sugerencias en caso de que el dominio ingresado ya esté en uso. Lo ideal es, tras encontrar el apropiado, aceptar y completar todo lo que pidan. Luego de pagarlo y registrarlo, se podrá acceder al panel de control con todas las herramientas de gestión.dominio

El proceso de transferencia de un dominio web

Por lo general, aquellas personas que se incursionan en este mundo tienen la misma duda: ¿será posible transferir un domino web? Lo aconsejable es que se informe lo suficiente. Siempre que se cumplan con las exigencias, se puede transferir entre registradores.

  • Se necesita el EPP (código de autorización de dominio).
  • Los servicios de protección de la privacidad necesitan deshabilitarse.
  • Tras haber sido registrado o transferido, necesita transcurrir 60 días antes de su próxima transferencia.
  • Los detalles de propiedad del domino tienen que ser válido.
  • No debe estar en estado de Redención o Pendiente de eliminación.

No es obligatorio transferir un dominio, pero tener los servicios en un solo lugar facilita el proceso de gestión.

Si bien es posible transferir un dominio, el alojamiento funciona de otra manera. Supongamos que el dominio es una dirección; el alojamiento vendría siendo la casa o edificio.

Un dominio se usa con el fin de reducir tiempo y simplificar el acceso: vinculan lo que el usuario escribe en la barra de búsqueda de los navegadores con la IP que se asocia a una web en un servidor. Todo funciona de manera digital, almacenando la información en una base de datos.

Todos los nombres son registrados y gestionados por ICANN (Corporación de Internet para Nombres y Números Asignados, en español), una organización que mantiene una base de datos centralizada donde se apuntan los dominios web.

¿Cuál es la diferencia entre un dominio y el alojamiento?

El alojamiento, por su parte, requiere de un espacio físico en cualquier parte del mundo. No puede realizar sus funciones sin acceso a internet. Esta máquina toma el rol de disco duro: guarda la información (documentos, imágenes, vídeos) y bases de datos de un sitio.

Cuando se escribe una dirección en la barra de búsqueda, se envía una señal al servidor donde se hospeda. El servidor se encarga de transmitir los archivos al usuario, siendo internet el intermediario. Por tal motivo se denomina servidor, porque “sirve” el sitio a los visitantes.

Deja un comentario